Enfermedad renal y embarazo

noviembre 26, 2013 at 5:32 pm

Enfermedad-renal-y-embarazo-120x120El embarazo tiene repercusión sobre múltiples órganos y sistemas y los riñones no están exentos de esos cambios, por lo que las estructuras renales sufren una serie de modificaciones que muchas veces alteran su normal funcionamiento.Esto es para adaptarse a la nueva situación, algunos de los cambios son aumento de tamaño, por un aumento del volumen circulante, dilatación de la vía renal debido a la presión que ejerce el feto al crecer, retención de agua y sal, llega más sangre a los riñones y aumento del filtrado renal y de la eliminación de proteínas.

Es decir, el embarazo es un esfuerzo extra para los riñones, pero esta sobrecarga de trabajo y cambios estructurales no producen daño a largo plazo en el riñón sano.

El crecimiento del útero y el desequilibrio normal producido durante el embarazo actúan sobre las diferentes funciones renales y crean alteraciones en el riñón o agravan la función de un riñón dañado previamente

Cuando una mujer con enfermedad renal se plantea el embarazo, hay dos cuestiones que se deben analizar:

  • Influencia que la enfermedad renal va a tener en la evolución del embarazo y sobre el feto.
  • Efecto que el embarazo puede tener sobre la progresión de la enfermedad renal.

El embarazo en la mujer con enfermedad renal es un embarazo de alto riesgo, complicaciones tanto para la madre como para el feto son más frecuentes que en la población sana. Se debe informar a la mujer de estos riesgos a la hora de tomar una decisión; si bien, hoy en día, con los avances en obstetricia y neonatología, y con un buen seguimiento del embarazo por un equipo especializado, los riesgos en el embarazo en una mujer con enfermedad renal han disminuido considerablemente.

La hipertensión arterial durante el embarazo es la complicación más frecuente, muchas de las mujeres ya son hipertensas antes de la gestación y ésta se agrava, pudiendo desarrollar una preeclampsia, entidad grave que puede poner en peligro la vida de la madre y el feto. El manejo de la HTA es diferente al que se tiene fuera del embarazo, ya que los hipotensores habituales en la enfermedad renal (IECAS y ARA II, considerados protectores renales al disminuir la proteinuria) están contraindicados en el embarazo.

Se debe de vigilar muy de cerca la aparición de una preeclampsia, síndrome específico del embarazo que suele aparecer después de la semana 20 de gestación, y se caracteriza por la aparición de HTA, proteinuria y edemas, que si no se controla a tiempo, puede evolucionar a cuadros muy graves con convulsiones (eclampsia), insuficiencia hepática, hemolisis, alteración de las plaquetas (Síndrome HELLP).

Para mas información acerca de tratamientos para la insuficiencia renal que ofrece Medicacell visite el sitio: www.insuficienciarenal.com.mx