Cuida tu riñón con ejercicio.

ejercicio

ejercicioEn la clínica de regeneración Cintermexico existe un tratamiento para revertir el daño ocasionado a los riñones, asociado a diferentes factores.

La salud renal se sostiene con tres ejes básicos: consumo suficiente de agua, alimentación saludable y ejercicio diario.  Cuando uno de estos ejes no se cumple, el riesgo padecer insuficiencia renal aumenta dramáticamente.

Cuando uno trabaja en una oficina  y resulta que también estudia o tiene dos trabajos, como es el caso de muchos  habitantes de la ciudad, los tres ejes de la salud renal  parecen imposibles de cumplir.

En cuanto a los primeros dos,  el agua y el alimento,  se pueden resolver con un lunch saludable y sustituyendo los refrescos por agua simple.  Se requiere de disciplina aunque es posible.

Pero cuando se trata del tercer eje, hacer ejercicio, la situación se complica mucho, pues aunque uno haga ejercicio en fines de semana, no es suficiente para mantener la salud de nuestro cuerpo.

Para cubrir con la cantidad de ejercicio que nuestro cuerpo necesita, ponemos una serie de ejercicios que puedes hacer en tu oficina y así lograr cubrir con los tres ejes de la salud renal.

Recuerde que estar sentado todo el día causa que sus riñones trabajen a marchas forzadas así que realice esta rutina cada hora o  por lo menos cada  dos horas.

1. Con los brazos a los costados, dé un paso lo más amplio posible hacia delante con su pierna derecha, hasta que el muslo quede paralelo al piso. Utilizando la misma pierna, regrese a su posición de comienzo. Repita el ejercicio con la pierna izquierda. También podría hacer pequeñas caminatas con este paso de “embestida”.

2. Con la espalda tocando la pared, mueva los pies bien lejos de ella, hasta que la pared sostenga todo el peso de su espalda. Doble las rodillas para que las piernas formen un ángulo de 90 grados. Manténgase en esa postura tanto tiempo como pueda.

3. Párese firmemente frente a una silla, con los pies separados. Doble las rodillas como si se sentara en la silla, cargando el peso de su cuerpo sobre los talones. Cuando sus piernas estén paralelas al asiento de la silla, suba lentamente hasta ponerse de pie nuevamente.

4. Párese firmemente con los dedos de los pies apuntando directamente hacia delante. Luego, doble lentamente las rodillas en la dirección de los dedos, hasta que no pueda ver más, desde ningún ángulo, esos dedos. Lentamente, regrese a la posición de inicio.

5. Durante el desayuno o los tiempos para el café, primero sustituya el café por un vaso con agua y una manzana después haga ejercicios de estiramiento y precalentamiento. Para ello, levante y baje los talones del piso, utilizando su escritorio o un archivador para lograr equilibrio.

6. Disminuya la tensión subiendo los hombros, es decir levantándolos incluso hasta las orejas, manteniendo esa posición, y luego relajándolos

Recuerde que estos ejercicios no sustituyen un entrenamiento, únicamente protegen al organismo contra el desgaste que se sufre en la oficina.

De cualquier modo le recomendamos visitar a su médico cada año para hacerse una revisión.

Si usted ya padece insuficiencia renal o necesita más información para cuidar su salud renal visite la página  www.insuficienciarenal.com.mx y consulte con su nefrólogo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *