Tipos de diálisis

renal

renalSin importar de cual tipo sea, la diálisis es un procedimiento que los médicos indican cuando el paciente  tienen un daño renal tan extenso que  los riñones no pueden cumplir con sus funciones, poniendo en peligro la salud y la vida del paciente.

En las clínicas de regeneración  celular Cintermexico, existe un tratamiento no invasivo que puede restaurar la función renal y darles la posibilidad a  los pacientes renales de evitar las diálisis y el complicado proceso del trasplante.

Diferencias entre diálisis y hemodiálisis

En un principio el procedimiento para dializar a un paciente inicia en el hospital, en el caso de una diálisis peritoneal  después del procedimiento inicial se le enseña al paciente o a un familiar a realizar la diálisis en el ambiente doméstico.

En el caso de la Hemodiálisis es necesario acudir a una unidad médica que cuente con servicios y equipos especializados de riñón artificial, en este caso el paciente únicamente debe presentarse, y el personal de la unidad hospitalaria se encargará de atenderlo.

En cualquiera de los dos casos, las diálisis intentan replicar la función de un riñón que no trabaja más, las maquinas o las bolsas mezclan un líquido que  dializante que tiene las propiedades de la sangre del cuerpo y se va a mezclar con la sangre del paciente.

Al permitir esta mezcla, se limpia la sangre mediante un proceso que se llama difusión, este es el proceso de eliminación de las toxinas de la sangre.

La sangre se toma de una vena con un catéter y después de todo el proceso en el riñón artificial, esta se regresa nuevamente a la misma vena de donde se tomó.

Una sesión de hemodiálisis le toma al paciente un promedio de tres horas y media, pero puede extenderse según la cantidad de residuos y agua que tenga el cuerpo.

El protocolo de la sesión se establece después un estudio clínico y análisis de laboratorio que dictarán las necesidades. Estas pueden indicarnos que el paciente debe iniciar con sesiones que van desde una hora y media, hasta sesiones más completas de cuatro horas.

También el número de sesiones semanales pueden ir desde una hasta cinco. Un periodo mayor a esto sin sesión puede acarrear complicaciones de riesgo al paciente debido al grado de retención de toxinas tan elevado que puede concentrarse en el individuo.

Todos estos tratamientos sustituyen la función renal, pero no curan la condición que daño a los riñones, por lo que solo son útiles  para ganar entre uno y dos años  pues el deterioro del cuerpo no se detiene con estos tratamientos y  la cirugía de trasplante renal solo puede hacerse con seguridad en esa ventana de tiempo. Después el deterioro del cuerpo se acelera y solo es posible tratar al paciente con paliativos.

Si usted está sano consulte a su médico una vez al año, ya que  las enfermedades renales son silenciosas y si ya padece una enfermedad renal visite la página  www.insuficienciarenal.com.mx  para encontrar más información sobre el tratamiento de regeneración celular que le posibilita la restauración de su función renal sin necesidad de tratamientos invasivos ni de trasplante renal.

Para ello es importante que se atienda a la brevedad, pues entre más tiempo deje correr más extenso será su daño renal y su ventana de recuperación será más corta.

De igual modo siempre le recomendamos atenderse con su nefrólogo o con su médico general para que le den una opinión informada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *