Hemodiálisis. ¿Qué es y cuándo la necesito?

El deterioro de los riñones es el resultado de una sobre exigencia del órgano debido a una exagerada ingesta de sal y azúcar en combinación con un sedentarismo a través de los años.

proceso-de-hemodialisis

Un par de riñones sanos  se encargan de filtrar  la sangre de toxinas y líquidos de desecho en forma de orina, producen hormonas, necesarias para que el cuerpo funcione y  mantienen el equilibrio de calcio y otros  minerales en el cuerpo.

Cuando nuestros riñones fallan hay que reestablecer su función, esto se puede hacer en una clínica de  regeneración celular Cinterméxico  ya que el tratamiento alternativo no  restaura la función de los órganos si no que la sustituye,  como es el caso de la hemodiálisis.

Solo en cierta clase de padecimientos, sobreviene una falla renal aguda, es decir un deterioro importante de los riñones en alrededor de 48 horas. Por lo general el deterioro de los riñones es el resultado de  una sobre exigencia del órgano debido a una dieta consistente en productos procesados, una exagerada ingesta de sal y azúcar  en combinación con un sedentarismo prolongado a través de los años.

Debido a esto el daño renal se desarrolla de manera paulatina, llegando a estados avanzados de deterioro antes de presentar síntomas específicos

Una vez que usted presenta síntomas como edema (hinchazón por liquido) en sus extremidades, falta de micción, o trastornos de la micción (sangre en orina, muy poca orina, muchas ganas de orinar por las noches)  debe ir con su médico o con un nefrólogo para hacerse una prueba.

Lo que su médico tratara de averiguar es cuantas toxinas puede  eliminar su riñón en un lapso de tiempo determinado, a esto se le llama índice de filtrado glomerular [GFR por sus  siglas en ingles]

Si  su GFR está debajo del número 15  su médico lo diagnosticara  con insuficiencia renal en estadio 5, lo que implica usted requiere con urgencia  una terapia de sustitución renal, es decir usted necesita que una maquina comience a hacer el trabajo que anteriormente realizaban  sus riñones.

Para lograr este objetivo, usted deberá someterse a una cirugía menor donde le colocaran  un catéter, un injerto o una fistula como vía de acceso  para que la máquina de hemodiálisis pueda trabajar, según el caso la vía puede ser colocada en brazo, cuello  o tórax.

Después deberá ir a centro de salud asignado  para que le realicen la diálisis.

Le colocarán dos agujas, una en el e lado de la arteria y otra en el lado de la vena  de la fistula o el injerto, cada vez que  reciba tratamiento, las agujas se conectan a tubos plásticos, un tubo lleva la sangre al dializador en donde se limpia, y el otro tubo regresa la sangre limpia a su cuerpo.

En el caso del catéter, se inserta en una vena grande del cuello o del tórax, este tipo de acceso generalmente se utiliza cuando se requiere diálisis por un periodo de tiempo corto, los catéteres también se pueden usar como accesos permanentes, pero sólo cuando no es posible crear una fístula o un injerto. Los catéteres se pueden conectar directamente a los tubos de diálisis y por lo tanto no se utilizan agujas. Se le derivará a un cirujano especialista para establecer el acceso vascular.

El tiempo de duración de cada sesión de hemodiálisis es variable, depende de la cantidad de agua que tenga en su cuerpo, su peso y la cantidad de deshechos que haya en su sangre.

En el caso de la enfermedad renal aguda, la hemodiálisis puede ser indicada solo por un tiempo determinado, pero si tiene insuficiencia renal crónica es posible que se le indique de manera permanente, o hasta poder obtener un trasplante de riñón.

Durante la diálisis  y después de ella usted puede experimentar cefalea, nauseas, mareos  o una sensación de resaca debido al brusco  cambio de componentes en su sangre.

Para evitar la hemodiálisis y sus complicaciones, la única herramienta que tiene es la prevención, con un examen general de orina puede detectar si está en riesgo de padecer insuficiencia renal o detectar esta condición en estadios tempranos de enfermedad.

La terapia de regeneración celular Cinterméxico le presenta la oportunidad de reestablecer su función renal sin llegar a diálisis tanto peritoneal como hemodiálisis y  esquivando el trasplante de riñón.

Su ventana de oportunidad siempre es mayor entre más tempranos sean los estadios de enfermedad, por lo que una prueba de orina de manera anual es lo más recomendable  para monitorear y conservar su salud.

Si requiere más información consulte con su nefrólogo o acuda a la Clínica Cinterméxico con gusto resolveremos todas sus inquietudes, mas información disponible en www.insuficienciarenal.com.mx

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *