Síntomas y prevención.

La prevención le garantiza una mejor prognosis aún cuando ya padezca la enfermedad.

prevencion

Constantemente los médicos nos piden estar atentos a cualquier cambio o dolor  que  sintamos en el cuerpo y que asistamos a consulta cuando detectemos alguna anomalía, pero casi nunca son claros  sobre los síntomas que debemos verificar. Parece ser que solo son capaces de darnos indicaciones  específicas cuando ya estamos evidentemente enfermos  y generalmente en estados avanzados de enfermedad  y no antes, cuando supuestamente tenemos más oportunidades para curarnos.

¿Alguna vez se ha preguntado por qué  sucede esto?

Cuando el cuerpo se enferma lo hace  de dos modos, agudo y crónico. Las enfermedades agudas, presentan síntomas en un periodo de tiempo muy corto, alcanzan su clímax velozmente y son de síntomas muy bien definidos, pueden ser enfermedades nimias como un resfriado común o fulminantes como un infarto.

El caso es que estas enfermedades, cuando no son fulminantes, son relativamente más fáciles de tratar porque su sintomatología es clara y por tanto el tratamiento para revertirlas (si es que hay tratamiento) se puede deducir y aplicar con facilidad y celeridad.

El otro tipo de enfermedad se conoce como crónico degenerativa, estas son enfermedades de evolución lenta y de sintomatología sutil o muy variada, esto quiere decir que evolucionan a lo largo de mucho tiempo, provocando daños en el organismo de manera lenta, pero constante, suelen ser asintomáticas en estadios tempranos cuando pueden  ser  curables o controlables, pero en todos los casos la enfermedad crónico degenerativa, de no ser atendida es  incapacitante y en muchos  casos terminal.

Este segundo tipo de enfermedad es el más común en las sociedades modernas, puesto que ahora podemos revertir con facilidad la mayoría de las  enfermedades agudas  no fulminantes, pero  en lo que toca a las crónico degenerativas,  el factor que determina si uno se agrava o no, es uno mismo, puesto que como solo presentan síntomas específicos cuando uno está en fases avanzadas terminales, uno debe hacerse revisiones médicas en todas las etapas de su vida pues, desafortunadamente,  este tipo de enfermedades pueden desatarse a cualquier edad, aunque claro, existen edades más riesgosas que otras.

Un ejemplo de ello es la insuficiencia renal crónica,  les pondré pocos  síntomas tempranos y síntomas de enfermedad tardía para ilustrar a lo que me refiero (para ver la tabla en tamaño completo haga clic sobre ella)

tabla mc

 

Como  pueden ver los síntomas  de la  enfermedad  temprana  son tan ordinarios, que incluso aunque los tuviéramos con mucha frecuencia  la mayoría de nosotros los  pasaría por alto, pero con los pocos  síntomas de enfermedad terminal  que  pongo, el cuadro clínico es poco  menos que evidente. Es por eso  que los médicos son incapaces de  darnos  pautas precisas sobre las cosas a las  que hay que estar atentos en nuestro cuerpo con respecto a un padecimiento en particular.

Y entonces ¿Qué hago? ¿Cómo me cuido a mí y a mi familia?

En el caso de la insuficiencia renal crónica  y en el de cualquier enfermedad el factor clave es uno mismo,  si usted se hace un chequeo  médico de manera anual, su médico se irá familiarizando con usted y se dará cuenta con más facilidad si algo en su cuerpo está cambiando de manera inusual. Los exámenes de laboratorio  son la manera más certera de diagnosticar una  enfermedad crónica de manera eficaz, pero  se requiere de un medico que esté familiarizado con su cuerpo y sus funcionamientos para poder indicar los estudios adecuados.

¿Pero si voy con el doctor y de todas maneras resulta que estoy enfermo? ¿Para qué gasto antes de tiempo y  en balde si de todos modos estas enfermedades no se curan?

Es cierto que en muchos casos las enfermedades crónico degenerativas no  se curan, los tratamientos  van dirigidos a controlar y frenar la  enfermedad.   La diferencia que hay entre la gente que  hace prevención y la que no es que los primeros  tienen  más oportunidades de  llevar una vida libre de síntomas llevando un tratamiento ligero que le  garantice su salud a largo plazo.  Y los otros quedan relegados a tratamientos correctivos, que generalmente  son muy costosos, muy dolorosos  incapacitantes y en algunos casos el cuerpo llega ya tan enfermo con los médicos   que  los tratamientos disponibles no pueden  hacer nada para  salvarles la vida.

Retomando el ejemplo de la insuficiencia renal,  con un sencillo  análisis de orina, incluido  cualquier chequeo médico, usted  puede dar con un diagnostico temprano y tener opciones de tratamiento  que van desde modificar  hábitos de vida, (dieta y actividad física)  hasta ser candidato a un tratamiento de  regeneración celular  Cintermexico, que le puede ayudar a restablecer su función renal y evitar las diálisis y por supuesto evitar la desesperada búsqueda de  un riñón para trasplante.

La  prevención es su mejor arma, puesto que de  no hacerlo,  puede tener un  diagnostico tardío en cuyo caso el tratamiento consiste  en la espera de un trasplante de un órgano que quizás no llegue a tiempo,  pasando por los caros, incapacitantes y dolorosos procedimientos que son la diálisis  peritoneal y la hemodiálisis, recuerde, si  no se atiende a tiempo la insuficiencia renal crónica es mortal.

La buena noticia es que la diferencia la marca usted.

Si usted ya tiene un diagnostico de insuficiencia renal crónica o quiere mayor información sobre este padecimiento  visite  el  sitio web  https://www.insuficienciarenal.com.mx/   y consulte con su nefrólogo, es él quien le dirá cual es el mejor camino para recuperar su salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *