Ya tengo 2 años en diálisis y me van a trasplantar

Si ya tienes 2 años en hemodiálisis o eres un paciente trasplantado, esto te interesa.

Tratamiento-para-la-insuficiencia-renal-cronica

Si usted ya tiene más de 2 años en diálisis o hemodiálisis es probable que ya no sea candidato para tratamientos alternativos y el curso de su tratamiento se decante por el inevitable camino del trasplante renal, alternativa que le indicará su nefrólogo junto con la información específica de su caso.

Si usted ya fue trasplantado o está a punto de someterse a una cirugía de reemplazo de órgano esta información le ayudará a resolver algunas de las dudas más comunes de las personas que se deben someter a estos procedimientos.
Después de recibir un trasplante renal, usted acaba de iniciar una nueva etapa en su enfermedad renal. Su situación clínica actual es muy diferente a la que tenía cuando estaba en diálisis.

A partir de aquí, su vida va a experimentar un cambio importante a nivel físico y aunque su vida se verá impactada positivamente, un trasplante exitoso no significa que usted haya dejado de ser un paciente renal.
Usted será un paciente renal para siempre. Por lo tanto es primordial que siga las indicaciones de su equipo médico y de enfermería, que conocen muy bien su estado de salud.

Postoperatorio

1¿TENGO QUE SEGUIR YENDO AL HOSPITAL?
Después del trasplante, usted deberá seguir necesariamente controles en el hospital a cargo de un nefrólogo. Las visitas son más frecuentes al principio (generalmente una vez por semana durante el primer mes), y se van espaciando con el tiempo.

2. ¿QUÉ DEBO HACER CON LA HERIDA QUIRÚRGICA?

Actualmente, la sutura de la piel se realiza generalmente con grapas; la cicatrización de la herida es más lenta debido a la medicación que toma para su trasplante.
Los puntos o grapas se retiran a partir de la segunda semana, o incluso más tarde. Si ya ha sido dado de alta, los puntos se retirarán en consultas externas.
Cuando esté en su domicilio y la herida no esté infectada, no requerirá excesivos cuidados.

3. ¿PUEDE INFECTARSE LA HERIDA QUIRÚRGICA?

Aunque es parte del protocolo tomar un panel de antibióticos profilácticos para evitarlo, existe la posibilidad de que su herida se infecte y en dado caso es necesario retirar alguna grapa para limpiar la herida y permitir que salga el pus. Es importante que no deje de hacer las curaciones y limpiezas diarias para minimizar este riesgo.

¿PUEDO BAÑARME?

Mientras tenga la herida con puntos de sutura, grapas o costras no puede sumergirse dentro del agua (bañera, piscina, mar), porque se le podría infectar la herida. Puede bañarse pero debe evitar que el chorro del agua le toque directamente la herida.

Generales


¿CÓMO SABRÉ SI EL RIÑÓN FUNCIONA BIEN?

El nefrólogo evaluará diferentes aspectos para determinar si su función renal esta restablecida, pero lo más importante esta en los análisis de sangre. Estos evalúan de forma certera sus niveles de creatinina y su aclaraminento.

¿QUÉ COMPLICACIONES PUEDEN APARECER DESPUÉS DEL TRASPLANTE RENAL?

Su nuevo riñón debe estar funcionando con normalidad entre 7 y 10 días después de su trasplante, tiempo que dura la recuperación intrahospitalaria. Algunas complicaciones que pueden presentarse son:

I. Función retrasada del injerto: se conoce también como necrosis tubular aguda. Es un nombre que no suena muy bien pero que no es grave. Es la fase en la que el riñón todavía no ha producido orina. No significa que el trasplante haya ido mal. Únicamente nos dice que hay que esperar un tiempo hasta que el riñón se recupere. En esta fase habrá que hacer alguna diálisis. Puede durar de 1-4 semanas, aunque, por lo general, el riñón empieza a producir orina a partir de los 7-10 días.

II. Infección: las más frecuentes son la infección de orina o de la herida quirúrgica, especialmente después del alta hospitalaria. Debido a que tiene las defensas más bajas, existe un mayor riesgo de tener alguna infección. A medida que se estabiliza su riñón, este riesgo es cada vez menor.

III. Hemorragia: puede presentar hematuria (pérdida de sangre por la orina) debido a que se ha operado sobre la vejiga. En general, se resuelve espontáneamente aumentando el volumen de orina, aunque en algunos casos hay que hacer una cistoscopia u operar.  Fístula urinaria: es poco frecuente. Se produce una fuga de orina a través del uréter o la vejiga. El tratamiento dependerá del grado. En ocasiones es suficiente con colocar una sonda urinaria para dejar en reposo la vejiga y que cierre espontáneamente. En otros casos hay que operar.

IV. Rechazo

¿TENGO QUE CONTROLAR ALGUNA COSA?

Es aconsejable que cuando esté en su casa se tome periódicamente la tensión arte- rial y controle su peso. Si usted no se siente bien, tómese la temperatura.

¿DEBO GUARDAR REPOSO DESPUÉS DEL ALTA?

Durante las primeras 4 semanas se aconseja un reposo «relativo». No es necesario que estemos en la cama. Usted irá viendo que, poco a poco, se va encontrando mejor.

¿PUEDO FUMAR?

No. El paciente trasplantado renal es todavía más sensible al efecto perjudicial del tabaco está totalmente desaconsejado consumir cigarrillos.

¿PUEDO TOMAR CAFÉ?

En general, usted puede tomar uno o dos cafés al día. En caso de padecer algún tipo de enfermedad del corazón o alteraciones del ritmo cardíaco, consulte con su médico.

¿PUEDO TOMAR ALCOHOL?

En los primeros 3 meses después del trasplante, no debe tomar alcohol. Su médico le indicará si en su situación puede tomar alcohol

¿QUÉ TENGO QUE HACER CON LA FÍSTULA ARTERIOVENOSA?

Después del trasplante renal no está indicado cerrarle la fístula aunque el trasplante funcione perfectamente. En algunos casos, y generalmente con los años, su nefrólogo puede indicarle el cierre parcial o total de la fístula cuando ésta sea de gran tamaño (por el riesgo de rotura), en caso de dolor o sobrecarga del corazón.

¿QUÉ OCURRE CON EL CATÉTER PERITONEAL?

El catéter peritoneal suele extraerse durante la misma cirugía del trasplante renal o poco tiempo después.

¿PUEDO TENER MASCOTAS?

En los primeros 2-3 meses se recomienda no estar en contacto con ellos, ya que los gatos, perros y pájaros pueden transmitir enfermedades. Después consulte a su médico para saber si está en condiciones de tener mascotas y que cuidados debe tener según el animal de su elección.

¿PUEDO IR A LUGARES PÚBLICOS?

En general, se recomienda evitar ambientes muy contaminados, llenos de humo, y con excesiva aglomeración de gente. También evite el contacto con personas enfermas

¿PUEDO HACER EJERCICIO FÍSICO?

En la fase de convalecencia, y especialmente cuando la herida es reciente, o después de una biopsia renal, evite cargar pesos o esfuerzos intensos para evitar que la herida se resienta. El ejercicio que usted debe practicar debe seguir las recomendaciones de su médico, ya que dependerá de la edad y de su estado de salud. En todo caso, es muy saludable en todos los pacientes el paseo diario entre 30-45 min

¿PUEDO VACUNARME?

En los primeros 3-6 meses después del trasplante debe evitar la vacunación.

I. No existe contraindicación para vacunarse frente a virus inactivos (virus muertos fraccionados o subunidades) como: la gripe (cada año), tétanos/difteria (dosis de recuerdo cada 10 años), neumococo (dosis de recuerdo cada 5 años), tos ferina, hepatitis B, hepatitis A, fiebre tifoidea (vacuna fraccionada), meningococo o Haemophilus.

II. Las vacunas con virus vivos atenuados (sarampión, rubéola, parotiditis, fiebre amarilla, poliomielitis oral, fiebre tifoidea oral y varicela) están contraindicadas en el trasplante renal, ya que pueden producir la enfermedad.

III. No obstante, siga las indicaciones de su médico, que se adaptarán a su situación concreta.

IV. Es recomendable que tenga el carnet de vacunación al día y lo lleve consigo.

V. En caso de realizar viajes a zonas tropicales, debe consultar siempre al centro de atención al viajero de su hospital qué tipo de vacunas o de medicamentos preventivos debe tomar. Informe siempre de su condición de paciente trasplantado.

VI. Es importante que los familiares o cuidadores de los pacientes se vacunen también cada año de la gripe para evitar su contagio.

¿PUEDO VIAJAR?

Si su estado de salud lo permite, puede hacer viajes, desplazamientos normales y conducir.

Al no tener las limitaciones propias de la diálisis, su vida experimentará un gran cambio en este punto.

En los desplazamientos largos, haga paradas frecuentes para orinar.

En los viajes a zonas tropicales, debe informar antes a su nefrólogo, ya que existe un mayor riesgo de contraer infecciones (gastroenteritis, malaria, fiebre amarilla…).

¿QUÉ DEBO HACER SI ME SIENTO DESANIMADO Y TRISTE?

Si nota que tiene un estado de ánimo decaído o se siente deprimido o exageradamente triste ante cualquier cosa, consulte a su nefrólogo. La depresión tiene tratamiento y se cura. Coménteselo a su médico, que le ayudará a buscar la mejor solución.

¿PUEDO TENER RELACIONES SEXUALES?

Después del trasplante, la libido o deseo sexual suele mejorar. No existe un tiempo de espera concreto para volver a tener relaciones sexuales. Cuando usted se encuentre con un buen estado de salud, puede mantener una actividad sexual normal.

En las mujeres con facilidad para tener infecciones urinarias es aconsejable orinar después de la relación sexual. En caso de tener alguna duda, consulte con su médico.

MEDIDAS ANTICONCEPTIVAS

Las mujeres jóvenes suelen también recuperar la menstruación y la fertilidad después del trasplante. Debe realizar el control ginecológico habitual, con las recomendaciones adecuadas a su edad. Es obligatorio tomar medidas contraceptivas después del trasplante (especialmente en los primeros 2 años). En esta fase es cuando su trata- miento inmunosupresor es más intenso y puede perjudicar al niño.

¿PODRÉ TENER HIJOS?

En el hombre, el embarazo de la pareja puede plantearse a partir del primer año. Sin embargo, debe consultar a su médico con el fin de que valore el tipo de medicación que toma. En la mujer, el embarazo después del trasplante puede valorarse a partir de los 2 años, siempre tras haberlo comentado con su nefrólogo, quien le informará si es aconsejable o no

¿CUÁNTO DURA UN TRASPLANTE DE RIÑÓN?

La vida media de un riñón de donante cadáver se sitúa en torno a los 10-12 años, y de unos 15 años o más cuando el riñón procede de un donante vivo no emparentado.
En los casos de trasplantes de donantes procedentes de hermanos HLA idénticos, los resultados son todavía mejores, pudiendo superar los 20 años

¿Y SI RECHAZO EL ÓRGANO?

Tras el fallo del injerto renal el paciente habitualmente debe volver a diálisis. No obstante, en algunos casos puede volver a trasplantarse de riñón sin tener que pasar por diálisis. Esto únicamente es posible si se dispone de un donante vivo. Hoy en día es posible el retrasplante.

Si desea conocer mas acerca de la insuficiencia renal y sus alternativas de tratamiento visite: www.insuficienciarenal.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *